domingo, 21 de febrero de 2016

No dejes que tus oídos sean testigos de lo que tus ojos no ven